Estilo nórdico: tips para sumarte a la tendencia escandinava

Categories Decoración

Ya sea en la indumentaria o en el diseño de interiores el estilo nórdico llegó para quedarse. En este posteo te damos algunos tips para incorporar esta tendencia deco a tu hogar.

Blanco, blanco, blanco

El blanco es el color que impera en los interiores nórdicos ya que aporta luminosidad. Se encuentra en paredes, muebles, textiles… ¡y nunca es suficiente! 

Colores

Además del blanco, la paleta escandinava tiene una fuerte base en el gris, el negro, los tonos tierra y pasteles. Se trata de colores que transmiten tranquilidad y no recargan los espacios. Estas gamas de colores neutrales permiten, además, múltiples combinaciones y se potencian con detalles de color como, por ejemplo, amarillo, rosa, verde agua o mostaza. 

Muebles

Los muebles de madera (siempre en tonos claros como el beige), con líneas rectas y sin ornamentación son un imprescindible del estilo nórdico. Se trata de muebles funcionales, cómodos, con líneas suaves y depuradas. Mientras que la madera clara aporta calidez sin quitar luminosidad al espacio. 

Texturas y estampas

La combinación de texturas es otra de las características de este estilo. Lanas, pieles, mimbre, algodón y linos conviven en armonía en este tipo de espacios. En estampados los diseños geométricos y abstractos son protagonistas. Pueden encontrarse, por ejemplo, en mantas, pies de cama, cuadros o alfombras. 

Plantas

Las plantas de interiores se suman a los espacios nórdicos como un objeto de diseño más. Con macetas en colores claros o madera invocan a la naturaleza puertas adentro. Las plantas con altura pueden ser una excelente opción. 

Iluminación

Las lámparas de estilo industrial combinan a la perfección con este tipo de espacios. Mientras que los hilos de luces o las velas aportan calidez.