Compradores: 4 actitudes que le disgustan a los brokers inmobiliarios

Categories Usuarios

Comprar una propiedad es un proceso donde, muchas veces, el entusiasmo y la ansiedad se combinan por partes iguales. En este escenario, la tarea del broker inmobiliario es ayudarte a encontrar el inmueble que mejor se ajuste a tu búsqueda. 

Sin embargo, como potencial comprador es mejor que evites algunas actitudes que pueden jugarte en contra cuando de brokers inmobiliarios y propiedades se trata. 

A continuación 4 actitudes que le disgustan a los brokers inmobiliarios y por qué es mejor evitarlas. 

1.Pedir (sin una razón) una rebaja en el precio

Negociar el precio de una propiedad es posible, siempre y cuando existan razones para hacerlo. Por ejemplo, el estado de la propiedad, el momento del mercado o la zona pueden ser aspectos a tener en cuenta si querés pedir una rebaja. Esto le mostrará al broker y al propietario que tu contraoferta es una propuesta pensada y  que tu interés por la propiedad va en serio.  

Sin embargo, pedir un descuento porque sí puede ser una estrategia poco efectiva que te muestre como un comprador amateur y, por lo tanto, que no te tomen en cuenta. 

2.Cambiar constantemente de parecer

Por supuesto que podés cambiar de opinión. 

Aunque si constantemente cambiás de parecer en cuanto a número de habitaciones, baños, zona o presupuesto. Seguramente, lo único que logres es marear a tu agente inmobiliario y, por lo tanto, retrasar tu búsqueda. 

Asegurate de tener en claro el tipo de propiedad que buscás antes de ponerte en contacto con tu agente. Esto hará que el proceso sea mucho más sencillo para ambos. 

3. Desaparecer 

Más de una vez un cliente potencial acude a un broker inmobiliario en la búsqueda de asesoramiento y luego, sin decir más, desaparece. Esto no solo es frustrante para el broker sino también grosero. 

Ya sea que decidas detener tu búsqueda, encuentres una propiedad por otro lado o acudas a otro profesional lo mejor es ser honesto con él. Al fin de cuentas se trata de manejarte en el mundo inmobiliario como lo harías en cualquier otro negocio o aspecto: con respeto y educación.  

4.No tener en cuenta su feedback 

El broker inmobiliario no solo es un profesional cuando se trata de comprar y vender propiedades. Además, conoce de primera mano a los propietarios. Por lo tanto, puede saber si están apurados o no en vender, si hay posibilidades de bajar el precio, etc.

No subestimes lo que tenga para decirte y tené en cuenta su input respecto de la situación. Puede ser un verdadero diferencial al momento de cerrar el negocio.