5 claves para un home office productivo

Categories Asesoría para Inmobiliarias, Usuarios

Así como la tecnología desdibuja a veces los límites entre la vida personal y la oficina. Trabajar desde casa puede resultar difícil para más de uno cuando de “hacer rendir” el tiempo se trata. Por eso, te traemos algunas claves que te permitirán hacer tu home office más productivo. 

La llegada inesperada de la pandemia significó para muchos obligadamente trabajar desde la  casa. Y, aunque esta modalidad es aplicada por muchas empresas, para otros se trata de un mundo completamente nuevo y todavía inexplorado. A continuación algunos tips que te ayudarán.

1.Establecer horarios

Trabajar desde casa puede hacer que se desdibujen los horarios de trabajo y ocio fácilmente. Lo ideal es tener un horario y mantener una rutina. Levantarte todos los días a la misma hora, prepararte como si fueras a salir de casa (chau pijama) y saber cuándo ya no estás en “modo oficina” ordenará tu día y potenciará tu productividad. 

2.Contar con un espacio de trabajo

Es importante que tu casa cuente con una zona de trabajo. No necesariamente tiene que ser una habitación aparte pero sí un lugar donde puedas trabajar de manera cómoda. Tener, por ejemplo, una silla confortable, tu computadora y demás material de trabajo. Así no tenés que levantarte a cada rato a buscar algo. Un lugar limpio y ordenado también suma puntos cuando de productividad se trata. Trabajar desde la cama o el sillón queda descartado. En el corto plazo puede resultarte cómodo, mientras que en el largo hará que los límites en la oficina y el ocio se desdibujen. 

3.Ejercitar tu concentración

Trabajar desde casa puede ser un excelente escenario para ejercitar tu concentración. Algunos apuntan a la fórmula de 25 x 5. Es decir, 25 minutos de trabajo por 5 de descanso. Esto te puede ayudar, por ejemplo, a no desconcentrarte con redes sociales, notificaciones del celular, etc. 

4.Hacer saber que estás trabajando

Si durante la pandemia estás conviviendo con tu familia u otras personas es importante que les hagas saber que estás trabajando. Te será de gran ayuda que tus compañeros de casa respeten también tus horas laborales. Con niños pequeños este límite puede ser mucho más difícil de trazar pero podés intentarlo. 

5.Finalizar la jornada laboral

Cuando trabajas en una oficina el momento en que te despedís y atravesás la puerta hasta el día siguiente es señal de que tu día laboral ha terminado. En casa, esto es más difícil y extender tu horario de trabajo puede terminar siendo mucho más común de lo que quisieras. Lejos de aumentar tu productividad, extender la jornada de trabajo hasta la noche la perjudica. Por eso, es importante dar por finalizado el día de trabajo. Puede ser apagar la computadora o despedirte de tus compañeros hasta el día siguiente.